jueves, 5 de abril de 2012

67 UNA NOTICIA BUENA Y OTRA MALA PARA AYAZX

Un trillón de trillones de años antes…

Ayazx se acercaba a su nuevo destino, ni bien vio las luces entendió que pasaba, y no le importó, era lo mejor, esta vida no le gustaba y necesitaba volver a la anterior, anhelaba volver a ser Ayazx, vio que no eran muchos, así que la pelea seria modesta, aceleró su caprichoso vehículo para llegar pronto al combate, ya cerca aceleró el vehículo aún más, sintió el zumbido de los primeros proyectiles contra él, lo que lleno su sangre de vigorizante adrenalina, desde lo alto de unos promontorios, además notó adelante un Mekhanes destartalado a modo de barricada, se estrellaría contra él. Al chocar su vehículo contra este, ambos, el vehículo y el mekhanes se destrozaron y Ayazx saltó o salió disparado manteniendo el equilibrio en el aire y sosteniendo hacia atrás con su fuerte brazo una pesada arma de extensiones punzantes, acertadamente cayó de pie, golpeando con esta con una terrible fuerza a los androides que estaban detrás de la barricada. Con brutalidad y velocidad se incorporó en medio de los androides y disparos que lo inmovilizaban, era intensamente feliz mientras golpeaba y era golpeado, llevaba un traje que lo protegía de las explosiones y disparos que estallaban sobre el, luego se dejó atrapar con satisfacción. Quedó enredado en sondas paralizantes. Se dejó neutralizar y su risa se convirtió en un breve llanto con el que consiguió cierto desahogo.
Había desertado pero volvería a ser soldado con gusto.
De la oscuridad salió un sujeto que era un androide-zombi del mismo tipo de Nimis.
–Así que Ud. es el alien, —dijo— nunca había visto uno, es exactamente igual los humanos.
Ayazx no entendió.
–Hace semanas se sabe de su huida, fue difícil identificarlo y por eso se supo de su identidad genética exógena, quizás Ud. no lo sepa, no volverá al regimiento y es obvio que no podría ser esclavo, será destinado a ser combustible de anti- entropía.
Ayazx miro su destino y a sus captores con superioridad e indiferencia.

Los xeno-humanos, eran personas originadas en otras meta-corporaciones, eran exactamente iguales a los locales. Pero un viejo principio de la genética daba fundamento a esa xenofobia cósmica, la información genética está en competencia con las otras, era una tautológica reacción en cadena, para serlo, debía necesariamente estar al servicio de lo semejante y ser enemiga de lo distinto. Ayazx no estaba emparentado al linaje que cuidaba la meta-corporación local. Era un enemigo.
Ya prisionero Ayazx recibió la noticia buena: M había muerto en el experimento y con él toda esperanza, sus captores, que pronto lo volverían combustible, estaban tan perdidos como el, pero aún así veían a Ayazx como a un enemigo.
Un enemigo sin ningún miedo de ellos ni de la muerte.

No hay comentarios: