jueves, 5 de abril de 2012

42 D N A = F U N C I Ó N x E C O N O M Í A


En otro mundo…                               

     El viaje hasta el mítico otro mundo parecía cada vez más imposible y el secuestro más interminable. Descubrí en él, cosas harto más complejas que en la investigación fallida de las cartas. De algún modo, el Emisario me las enseñaba sin palabras o yo las aprendía en la evidencia que su sola presencia mostraba. Aparecieron otras  sensaciones y otros colores.
     Del Emisario aprendí incluso de la prehistoria y las causas de esa lejana humanidad; saberes que me agradaría no retener sólo en mí, sino compartir con ustedes. Lo más notable que aprendí es que la vida en su sentido último es como un río; uno que se despeña por las eras, un linaje ininterrumpido de moléculas germinales: los átomos de una molécula espiral y fría. La vida —claro— no es la molécula germinal, que es sólo una cosa, sino lo que ésta hace para multiplicarse; nunca cosa, siempre proceso, siempre fluir. Supe que ese río avanzó sin pausas por los paisajes del tiempo y como el agua, tomó su forma según la forma del terreno en que fluía. La vida, que carece en sí de forma, toma entonces la del recipiente que la contiene. Como el agua, la vida se arremolinaba, se despeñaba, se perdía o se estancaba; como ella, se mezclaba o se confundía con otras aguas. El cambio de la vida era constante, pareciendo que quisiera agotar todas las formas posibles de ser, evidencia de no tener en lo profundo, un ser. Pero la evolución de la vida también volvía a sus comunes hábitos como el agua a hacer turbulencias, remolinos, oleajes y meandros. Ahora el Emisario y yo somos la vanguardia de ese viaje; un tramo en su desconocido viaje a ninguna parte. Somos parte de esa huida sin destino ni itinerario de la vida. Pero paradójicamente nosotros somos cosas, o sea, no somos la vida, pero ella está pasando a través de nosotros hacia delante. La vida es un ajedrez y nosotros somos las piezas, no los jugadores.

     La vida es auto multiplicación de la auto multiplicación, ése es el fin, todo lo demás medios. Hace trillones de años, en un punto del universo que ya no existe empezó ese minúsculo fluir, al formarse la primera molécula germinal. Su descendencia ha sobrevivido asombrosamente y aún persiste hoy, trillones de trillones de siglos después de su nacimiento en un planeta remoto. Sigue aún en este atardecer triste del cosmos, como un germen que persiste en el cadáver de un Dios muerto y disperso ya hace mucho; un Dios cuyo cuerpo cada vez más hueco amenaza con desaparecer en sus abismos a su antiguo huésped: la vida.

No hay comentarios: