jueves, 5 de abril de 2012

39 AMOR EST MAGIS CONGNITIBUS CUANT COGNITIO

  Muy, muy lejos de ahí…

     El viaje fuera del universo estaba punto de empezar y también el diseño de Ahelios para acabar con la enfermedad atávica de M y L, lo diseñó aunque simpatizaba con aquellos que habían logrado tener lo que él no podría tener nunca.
Se reunió con Herakón y los androides-qualia.
–Encontré los puntos genómicos responsables de iniciar la bioquímica del amor en las cartografías genéticas —dijo Ahelios—. Mi plan es insertar sondas anti sentido[1] en los técnicos para bloquear su funcionamiento. En unas semanas el estado fisiológico de los eromenois M y L en la estación volverá al estado normal —dijo Ahelios apesadumbrado de dañar así a su pupilo.
–Eso no será un estado irreversible —dijo Herakón decepcionado—, además, deseo que se eliminen esos genes del todo de la molécula germinal de una vez por todas. ¡En todo el personal de la estación y por las siguientes generaciones!
–Pero ya no habrán otras generaciones…Además he hallado que esos genes sirven para otras funciones —dijo Ahelios sorprendido—, se desestabilizarían numerosos sistemas fisiológicos importantes.
–Nada que no se pueda resolver insertando más genes artificiales en el cromosoma Y que cubran esas funciones —dijo Herakón.
–Diseñarlo tomaría meses, además habrá que calcular las infinitas consecuencias de esos genes artificiales —contestó abrumado Ahelios.
–Yo ya lo hice antes de que Ud. viniera, suponía que no podría hacerlo. El programa completo está ya en estos dos androides-qualia, (estos dos ejemplares eran toscos y de pobre metal, sin embargo, en esos pobres mecanismos de aspecto envejecido estaba encendida la consciencia).
Ahelios quedó aún más sorprendido. Era obvio que Herakón odiaba la vida y el amor, su inteligencia había soñado largamente con desaparecerlos desde hacía mucho tiempo.
– ¿En qué basa su técnica admirable Herakón? —dijo Ahelios.
–En la teoría de complementariedad genética, los pares de eromenois no ocurren al azar sino se identifican y están destinados a serlo por su mutua complementariedad genética. La composición de la molécula germinal de un erastés es afín y complementaria al de su erómenos, lo que le falta a uno lo tiene el otro, lo que le sobra a éste, le falta a aquél. Unidas sus moléculas germinales alcanzan  perfección y equilibrio, por eso surge la enfermedad atávica entre ellos, el amor no es más que deseo de procreación...de la molécula germinal. Esos puntos de información que Ud. identificó obedecen a otro sistema genético más profundo y causa primera del amor. Uno que se encarga de identificar en las moléculas germinales de los demás esa complementariedad. Suprimiendo esos genes, suprimiremos el amor por fin —dijo satisfecho y orgulloso Herakón.
– ¿Quiere Ud. decir que nuestra composición genética determina necesariamente a la persona de la que nos enamoraremos? —preguntó asombrado y reverente Ahelios.
–Exactamente —respondió sumergido en la noche de su ceguera Herakón.
–Es decir —dijo Ahelios entendiéndolo— desde que se forma la molécula germinal en los úteros artificiales ya sabe la meta-corporación qué eromenois serán compatibles y se enamorarán. Entonces…—agrego asombrado— ¿si clonásemos un par de eromenois, necesariamente estos se volverían a enamorar uno del otro?
Herakón calló unos minutos y después respondió:
–… Amar, tener hambre, seguir nuestros instintos y deseos no es ser un ser humano, es sólo ser un animal. Ser esclavo de lo inconsciente. Los seres así sólo son antropoides que hablan. Ser un ser humano es ser capaz de ser libre la naturaleza, de hacer algo artificial, sólo lo contra-natura nos hace hombres. El amor es una determinación biológica, un atavismo del que debemos ser libres los Homo sapiens thecnesies. Debemos ser más que simples seres vivos.
Ahelios entendió entonces por qué y cómo M había sido escogido para la misión. Antes de que L o M lo supieran, Herakón ya había adivinado el amor que necesariamente nacería entre los dos. Su venganza contra L, por proponer una salvación a la vida, era hacerlo responsable de la muerte del que amaba. Ahelios se aterró al ver el poder de la inteligencia del oscuro Thaumasios.
–Si eso es cierto —dijo Ahelios también fascinado por la lucidez de Herakón entonces ¿por qué algunas personas como yo tenemos esa rara forma de la enfermedad atávica? ¿Por qué nos sentimos enamorados y nunca encontramos esa molécula germinal de la que somos complementarios?...Quizás…Si esto es cierto, ¿yo podría encontrar por este medio a la persona de la que estoy enamorado y que aún no conozco? ¿Ud. me guiaría  y ayudaría a completarme? —agregó lleno de esperanza y fe Ahelios.
–No la busque, porque esa molécula germinal que busca existió alguna vez pero ya no —respondió indiferente Herakón a Ahelios—. Usted posee una molécula germinal afín a un tipo de molécula germinal extinto. En los inicios de nuestra humanidad, en los Homo sapiens sapiens, especie de la que evolucionamos, existían dos tipos de humanos en simbiosis con diferencias genéticas entre ellos. Uno de esos dos linajes parasitaba al otro y fue desterrado, desapareció y no existirá nunca más. Sus sentimientos están dirigidos a ese linaje inexistente.
– ¿Y la meta-corporación permite que nazcan personas con un deseo y necesidad de algo que nunca tendrán? —pregunto Ahelios acongojado.
–No los hacemos nacer para ser felices ni para ser perfectos, sólo suficientes. La meta-corporación es perfecta, pero sus esclavos no tienen que serlo —respondió Herakón—. Su perpetua incompletitud les permite entregarse al servicio de la meta-corporación más íntegramente. Además esa enfermedad suya acabara ahora. Empezaremos la eliminación de esos genes en este momento, en los  técnicos M y L y en todos los demás. A través de estos NIGAs los distribuiremos y tendremos terminado el  trabajo. Estas plantas productoras —Y señaló unas máquinas sintetizadoras—, tendrán el número suficiente en unas horas. Empiece a trabajar con los androides–qualia.
Ahelios se quedó callado pensando en ese sentimiento que lo había acompañado toda su vida y que ahora saldría de él. Así, callado, empezó a trabajar en los NIGAs.
De repente interrumpió a Herakón:
–Venerable Herakón, Ud. y los Thaumasios Hekantokeinos de la meta-corporación son asombrosamente cognitivos, pero se me ocurre que hay algo más cognitivo aún que el mismo conocimiento.
–El conocimiento es la proximidad máxima al ser —contestó brusco Herakón—. Al conocer, los hombres tomamos contacto con el mundo. Sólo estamos lúcidos los que conocemos perfectamente cómo es. Los ignorantes nacen, viven y mueren dormidos, sólo se diferencian de los animales en que hablan ¡Y detrás de sus palabras no hay razones sino sólo reflejos! A la perfección dirige la meta-corporación al ser humano. Nos alejamos del ser primitivo que fueron nuestros ancestros humanos. Dejemos, pues, de una vez el amor en el pasado. Que no quede recuerdo de que una vez enfermó y esclavizó a la humanidad.
–Creo —dijo humilde Ahelios que el amor es más cognitivo que el mismo conocimiento.
– ¿Por qué? —dijo Herakón.
–En el conocimiento —respondió contrito Ahelios—, una consciencia es consciente de una cosa. En el amor dos eromenois se conocen mutuamente. Es decir, una consciencia es consciente de otra consciencia. Y aún más, en el conocimiento la conciencia se acerca al mundo pero nunca se une con él. En el amor la conciencia se acerca a otra y es una con ella. Aunque yo nunca pueda unirme con la que me correspondería, el amor debe ser más cognitivo que el conocimiento (amor est  magis congnitibus  cuant cognitio). Creo que no deseo perder mi enfermedad atávica a pesar de todo —dijo melancólico Ahelios.
Herakón calló e iba responder pero algo sorprendente pasó.
Un estruendoso ruido se escuchó a lo lejos. Lo siguió un temblor en las instalaciones dejando a todos atónitos.



[1] Las sondas anti sentido son oligo-desoxi-nucleótidos de pequeño tamaño que inhiben la expresión génica, impiden la formación de ARN en el interior de la célula, aplicando las reglas de apareamiento de bases de Watson-Crick.

No hay comentarios: