jueves, 5 de abril de 2012

31 TELÉGRAFO QUÁNTICO

T E L É G R A F  O      Q U Á N T I C O

En el remoto fondo del tiempo…

–Definiré uno de los aspectos más peculiares de la teoría quántica —dijo la androide Nimis a los enormes guerreros de la meta-corporación, asignados al mortal viaje.
–El entrelazamiento cuántico, también es llamada “principio de no separabilidad”. Significa que dos  partículas  permanecen ligadas  por siempre incluso si son separadas. No importa la distancia, la comunicación entre ellas es instantánea, su destino permanece paralelo por la eternidad. Usamos esta propiedad para poder comunicarnos con otras regiones del Universo instantáneamente, podemos enviar información e incluso energía y materia. Sin este sistema de comunicación cósmica sería imposible el gobierno de nuestra meta-corporación, a la que todos pertenecemos. Esta propiedad es la base del telégrafo quántico.
Los férreos aprendices abarrotaron de preguntas a su tutora mecánica, pero M se había ausentado.
Ayazx se hallaba entre el grupo y dijo a su maestra, acercándole una cápsula con agua.
–El agua que se asignó a la tropa de guerreros sabe muy salada ¿pueden modificarla?
Nimis probó con su sintética boca, de formas perfectamente humanas, el agua que le alcanzo Ayazx, sus artificiales papilas gustativas reconocieron las moléculas de sal, incluso calcularon su concentración. Pero no experimentó la sensación de salado que todos tenemos al probarla.
–Informaré a los técnicos que modifiquen la calidad del agua —dijo Nimis.
– ¿Y lo salado que está? —dijo Ayazx irónico echando una mirada a la reacción de la tropa.
Identifico la sal perfectamente —dijo Nimis confusa.
– ¿Y sientes…la sensación de salado? —agregó obscenamente Ayazx haciendo reír a la tropa que notó las limitaciones de su profesora.
Nimis hizo un esfuerzo por entender a qué se refería Ayazx, mientras la tropa calmaba su risa.
Pero Ayazx también gustaba un sabor nuevo que no entendía y casi no sentía. ¿Qué era esa sensación en él? ¿Era eso la enfermedad atávica? A cientos de metros más allá otro tipo de aprendizaje sobre el entrelazamiento cuántico se llevaba a cabo también. Esta vez entre dos empleados de la meta-corporación que habían logrado hallarse entre el enredo de la nueva  sociedad.
     A pesar del peligro, L buscó a M entre el caos y éste al verlo sólo deseó unirse a él. Tan pronto se vieron y estuvieron cerca, olvidaron las razones que habían tenido antes. Y gastaron el tiempo de esa tensa madrugada, como las otras, intercambiando palabras entre las que pasaba un poco la vida de uno a la del otro.
Para que no quedara nada de uno, fuera del otro.  

No hay comentarios: