jueves, 5 de abril de 2012

23 ¿ S O N I N F I N I T A S L A S L E Y E S N A T U R A L E S ? 2


¿ S O N   I N F I N I T A S   L A S   L E Y E S  
N A T U R A L E S ?  2
                                  
En otro punto del tiempo…
Herakón habló:
–Empecemos imaginando las dos únicas posibilidades:
a.- Las leyes naturales son infinitas
b.-Las leyes naturales son finitas
a.-Si las leyes naturales son infinitas  siempre habrá un número infinito de fenómenos que no podremos explicar ni comprender El universo siendo finito en magnitud ¿podría ser infinito en complejidad?
Invisible L tuvo una intuición de pronto y agregó:
– El número de niveles de la naturaleza es finito porque:
1.-No se han observado en la naturaleza infinitos.
2.- Si las leyes se reducen a los niveles más bajos, en una progresión infinita no hay un nivel más bajo. No habría una causa para los fenómenos naturales. Y sin causas no hay efectos.
3.- La complejidad y diversidad aumentan en la naturaleza mientas más nos alejamos de las leyes básicas. Si hay una serie infinita entonces la complejidad de los fenómenos sería infinita. Un fenómeno de complejidad infinita sería incompresible. ¿Cómo es posible la comprensión entonces?, Por lo que creo, dejando de lado un escrutinio más empirista, que las leyes naturales son finitas.
Entonces el número de fenómenos inexplicables o incomprensibles será cada vez más reducido, hasta que por fin todo sea explicable. Si es finito el número de los niveles de la realidad terminará en un número determinado y debería haber unas leyes fundamentales e irreductibles.
Herakón intervino para refutarlo:
–Negar el infinito así, es ofrecernos otro, acaso más ambiguo, el número de estratos que deberemos desenterrar hasta llegar a este nivel básico puede ser cualquier número entre uno e infinito. Un número al azar entre estos dos extremos es prácticamente infinito.
Si imaginamos un número enorme (por ejemplo 10000000000000) la probabilidad de que el número de niveles de la naturaleza sea un número mayor es infinitamente mayor de que sea uno menor. Así que será mayor. Por lo que parece que aún siendo finito este número de niveles, tiende a infinito.
L se avergonzó de la seguridad con que había expresado su pueril idea. Algo artificial agregó:
–De todos modos pasar a un nivel más profundo de comprensión de la naturaleza explicaría algunas cosas que ahora no comprendemos.
–Podría ser posible que la naturaleza sea impensable en ciertos niveles de profundidad. Pensar la naturaleza es requisito para avanzar y si sólo lo es un tramo, será imposible saber si llegamos al fin. Podríamos ya estar atrapados en un nivel natural que nos hace incapaces de pensar los otros.
– ¿Cuántas teorías e hipótesis hay en la base de datos? —preguntaron al unísono todos.
–Unas 632 teorías, ensayaremos y falsearemos las más plausibles de analizar epistemológicamente.
Empezaron ordenadamente por la primera de ellas: la teoría de la meta-dimensionalidad del técnico L, que había logrado hacer la predicción de la desaparición de los animales meta-dimensionales.
L, anónimo, se alarmó de verse escrutado con tanta minuciosidad.
     Así prosiguieron a una velocidad vertiginosa y se arrojaron sin titubeos al abismo epistémico lleno de incertidumbre y vacío, cayendo en él. Contaban sólo con conjeturas y lógica, exploraron valientemente esas regiones sin forma ni referentes que es lo desconocido, lo imposible de entender. Empeñados en llegar siquiera algo más lejos y de robar algo de comprensión a la enorme y ambigua sombra que empieza más allá de lo sabido. Si hubiese sido en términos humanos esa aventura intelectual habría tomado miles de años.

     Pero, toda la discusión, y no sólo el fragmento aquí registrado, duró aproximadamente 0.7  microsegundos.

No hay comentarios: